NUESTRA HISTORIA

Nuestra historia se remonta a mediados del siglo XIX, por vía paterna nuestra bisabuela Dolores Cansino Rosales hacia dulces en su casa.Recetas que pasaron a manos de su hijo, nuestro abuelo Manuel de los Reyes Cansino junto a su mujer Guadalupe de los Reyes Ortiz, la abuela UPITA.

¡Guadalupe de los Reyes tenía manos excepcionales junto a un paladar exquisito! Hacían colas las vecinas de Castilleja de la cuesta para comprar sus Pestiños, Bizcochadas ,Tortas de aceite incluso helados, le ayudaban nuestros padres, nuestra madre Luisa Millan amasaba las masas en lebrillos de barro, mujer luchadora de gran corazón que desde muy joven al vivir con la abuela se convirtió en su mano derecha y heredera de las recetas familiares.

La peculiar idiosincrasia familiar de nuestros antepasados , todos vinculados a las fábricas de tortas pioneras de Castilleja de la cuesta , han condicionado nuestra forma de trabajar con cariño y pasión por este auténtico legado. Conservamos el antiguo recetario de nuestra bisabuela, un misario de pastas oscuras escrito a mano con sus mediciones de la época en libras.

Nuestros padres dieron un paso al frente y fundaron con el nombre de la abuela UPITA DE LOS REYES en el año 1983. En la actualidad estamos regida por una sociedad limitada compuesta por las cinco nietas de la abuela UPITA. Somos la cuarta generación siguiendo la tradición y artesanía trasmitida por este legado familiar.

Con el crecimiento de la demanda, el primer paso fue trasladarnos a las instalaciones en las que actualmente nos ubicamos, continuando en nuestro pueblo Castilleja de la cuesta como una de nuestras señas de identidad. Más de seiscientos metros dedicados a la elaboración de nuestros productos, TORTAS DE ACEITE VIRGEN EXTRA en toda su gama de sabores (anís, naranja, almendras, romero, sin azucares añadidos y Ecológica), Pestiños de miel, Empanadillas de cidra, Tortas de polvorón, Cortadillos y exquisitas Bizcochadas.

Una familia es el perfecto ejemplo de una empresa, formada por distintas figuras y trabajadores, con roles diferentes.
Es así como nos vemos a nosotras mismas, como una gran familia que crea, trabaja y disfruta teniendo presente nuestros orígenes.
Así somos y nos sentimos en UPITA DE LOS REYES